ArchiCAD 13 mejorará sustancialmente el trabajo en equipo

jcidon

Moderador
Miembro del equipo
Teamwork 2.0 de Graphisoft revolucionará el flujo de trabajo y la colaboración

La colaboración, entre equipos de diseño y entre múltiples colaboradores que desarrollan proyectos, es el factor más importante para tener éxito con el BIM (modelado de información de construcción) y el IPD (desarrollo integral del proyecto).
Teamwork 2.0, es un avance tecnológico para la colaboración, desarrollado por Graphisoft (se espera que se comercialice en el tercer trimestre de este año, integrado en ArchiCAD 13), ofreciendo una mejora radical en cuanto a la colaboración y el trabajo en equipo.

¿Cuál es el problema?
Cualquier persona que haya implementado o incluso evaluado alguna de las principales soluciones BIM, se da cuenta rápidamente de los evidentes beneficios que se derivan de tener todas las vistas y datos integrados en un único modelo central del proyecto; entre otros, permite una simulación y análisis más precisos, se consigue automáticamente una coherencia de la documentación del proyecto, una mejor coordinación entre las disciplinas, etc.
Pero estos beneficios tienen un precio. Según el tamaño del modelo integrado, los datos aumentan, y la flexibilidad y el rendimiento del flujo de trabajo en colaboración baja. Si varios miembros del equipo trabajan al mismo tiempo en un modelo del proyecto, se producirán conflictos entre sus respectivos cambios, a menos que el acceso al modelo esté controlado. Cada usuario debe, por lo tanto, reservar o comprobar o asignarse un espacio de trabajo o workset (funcionalmente equivalente a un subconjunto del total del modelo), que contiene porciones del edificio asignados al usuario para el trabajo oportuno y, por tanto, restringiendo los cambios o bloqueando el acceso a otros usuarios. Los cambios realizados por cada usuario en su copia local del modelo central del proyecto, deben ser sincronizados o actualizados con el proyecto central, enviando todo el proyecto para combinar con el proyecto central.
Como resultado de este estilo de organización del modelo, casi todas las soluciones BIM -ArchiCAD incluido-, pagan un precio en cuanto a pérdida de flexibilidad del flujo de trabajo en colaboración, y crea cuellos de botella en el rendimiento. Los usuarios pierden la flexibilidad en la forma en que pueden acceder a los elementos que necesitan para trabajar, al tener que configurar con antelación los accesos y/o la gestión de worksets o áreas de trabajo, y la necesidad de acceder a elementos que pueden estar reservados por otros usuarios en sus respectivas áreas de trabajo o worksets. El rendimiento de los usuarios y todo el equipo sufre con la espera de la actualización de los últimos cambios de cada uno de los integrantes del equipo. Operaciones tales como la actualización (o enviar/recibir, guardar/obtener o liberar) se alargan de manera progresiva, según crece el tamaño y el equipo del proyecto; además, muchas de estas operaciones de actualización bloquean a los demás usuarios mientras que uno de los integrantes del equipo actualizan su copia local. Los resultados son la frustración del usuario individual por un acceso inflexible a los elementos necesarios para su trabajo, y una pérdida de rendimiento del equipo cuando esperan que las actualizaciones se completen. El tiempo medio de espera, mientras se actualiza el modelo, puede ser de media hora por usuario, en algunos proyectos de mayor envergadura, con software de BIM. También aumenta el riesgo de perder el trabajo cuando el resto del equipo se da cuenta de los cambios de otros usuarios, lo que hace aleja la posibilidad de simultaneidad en tiempo real. También hay algunos riesgos para la seguridad y la integridad del modelo, en el caso de un fallo en cualquier ordenador local donde se está llevando a cabo la edición, o en caso de interrupción/corrupción de los datos durante en el tránsito de transmisión al proyecto central.
 
Arriba